Subir

viernes, 14 de septiembre de 2012

¡¡Nuevo Gran Review de Cosmópolis!!



5 estrellas para Cosmópolis por Matthew Marko ( Screened )

Esta es la visión de pesadilla de un día en el coche de uno de los hombres más importantes del mundo y como termina siendo un intento infinitamente difícil pero gratificante para encapsular la enfermedad de la condición moderna.

En un futuro muy cercano del presente cinematográfico, un joven multimillonario llamado Eric Packer (Robert Pattinson) decide un día que va a subir a su limusina e ir a través de Manhattan para ir a la peluquería que insiste en visitar. La ciudad está atestada por los atascos de tráfico, debido a la visita del Presidente y el funeral de una celebridad, pero la limusina se arrastra lentamente a través de la ciudad durante un día y Packer arrastra varios empleados y socios en su oasis aislado con él a través de una ciudad cada vez más desolada frente a una crisis económica global que refleja su modo de pensar y el propio deterioro.

Eso es realmenteun un breve resumen de la nueva película de David Cronenberg, Cosmopolis, y lo que usted podría esperar. Basada en una novela del mismo nombre de Don DeLillo, Cronenberg, una vez más se adentra en la psique interna de un personaje conflictivo en un drama desafiante que gestiona en la superficie y que parece íntimo y pequeño, pero revela que debajo de todo se encuentran las aguas profundas. Al igual que sus obras recientes, Una historia de violencia y Promesas del Este, Cosmópolis es madura y se considera un drama como podria esperar. Eso, sin embargo, es donde terminan las similitudes, y en esta revisión descubrimos el territorio extraño de este viaje de pesadilla por carretera.

Desde el principio, la película tiene un audaz ataque de moderno estilo naturalista de Cronenberg y en el campo de la adaptación literaria que limita con el surrealismo. Los personajes escupen líneas como si estuvieran recitando poesía, con el ritmo de una mezcla de la cadencia de la poesía beat y TS Eliot, hablando del orden del día y la metáfora en sí, ya que se lanzan a través de la ciudad brillando como en una matriz de la modernidad. La limusina, fría y moderna y llena de pared a pared con la pantalla del ordenador y los datos, es la decadencia de acceso instantáneo y sin límites-la vida de internet, un lugar donde se retira Packer para ejecutar su operación como un emperador en el exilio, sacando a la gente del calor y el caos de la ciudad para celebrar audiencias donde se cuestiona su trabajo, su vida y sus más profundos secretos y deseos.


De hecho, toda la película se desarrolla en este modo de metáfora, con cada persona que el actor encarna. Asistentes adolecentes unidos a las pantallas de datos, pero ajenos al mundo. Los equipos de seguridad, trabajando para acceder a diversas amenazas sobre Packer y el Presidente, rondan el coche como moscas. El teatro de la seguridad es profunda y omnipresente, una corriente constante de amenazas potenciales extraídas de fuentes anónimas, los datos sin un filtro se convierten en una crisis. Un médico, que viene todos los días, ofrece a Packer un constante control minuto a minuto, jugar por jugar con todos los diferentes problemas de salud del hombre más poderoso del mundo, que tiene un miedo permanente y profundo que en el momento que deje de cuidarse la salud, la muerte llegará en minutos a reclamarlo.

Y luego están las mujeres. Un desfile de mujeres, de empleadas que acosa y hace incómodas amantes, que presiona o descarta durante reuniones y transacciones comerciales. Y su esposa, una princesa cuidadosamente peinada, el ideal de la esposa trofeo de un hombre de éxito: elegante erudita, y frígida. Ella es del tipo socialmente aceptable y bohemia, una poeta elegante con dinero. Packer está encaprichado con ella, por haberla convertido en otra de sus putas, y constantemente trata de convencerla de degradarse a sí misma. Ese es el juego al que juega: cada mujer es una conquista, cada deseo sexual, cada problema de dinero lo analiza con un sentido comercial de la psicología humana. Hay un salvajismo en la política sexual de la película que hace incluso que la dinámica sea algo así como en Una historia de violencia, un casto cortejo.
En este caso, incluso el sexo consensuado e informal parece rayar en la violación, la amenaza siempre implícita de la violencia sin brutalidad de puro aburrimiento.

Y es que el aburrimiento amenaza con abrumar a Packer: él es un hombre que lo tiene todo, y por lo tanto cada movimiento y cada decisión es un gesto de ese poder. Tiene la intención de gobernar el mundo, y todo el mundo supone que él lo hace, aun cuando la realidad poco a poco cae en la cuenta de que en última instancia no puede controlar nada. A medida que se desliza a través de la ciudad, se ve toda la estructura de la sociedad que comienza a descender en torno a él. Hay infinito conocimiento y comprensión cero, sólo un método de fuerza bruta, de manipulación y el dominio que le ha llevado tan alto y lo dejaron listo para caer si no puede dar el salto y adaptarse a un sistema que él creó, que ahora se mueve tan rápido que supera todo esfuerzo humano.

En el momento en que finalmente llega a la silla del barbero, después de un largo día de desilusión, se sienta y escucha al peor barbero del mundo dar un discurso sobre cómo era la vida cuando era un joven taxista en Nueva York. Es sin duda el mejor momento de la película, como Packer escucha a alguien aferrarse a una identidad que ya ha pasado por él, un anciano débil que ha basado su vida en una narrativa que es tan falsa como Packer. Al darse cuenta de que sus problemas no son los problemas de la modernidad, pero los problemas humanos básicos-los problemas existenciales fundamentales de los albores de la civilización, se rompe completamente bajo la presión de esta realidad.

(...) 

En cuanto a la película y lo que la rodea? Cosmópolis no es una película fácil de amar, o incluso una película fácil de ver. Es densa e inaccesible, que aborda temas de la codicia y de la cultura corporativa y el vacío en el corazón oscuro de la condición humana con un celo que es aterrador. Es muy desagradable, de manera deliberada, y no tiene casi nada del encanto de una película como American Psycho. Aquí las armas están fuera, y fuera de los dispositivos de seguridad, y alguien va a conseguir salir lastimado seriamente. La película no esconde las realidades del momento, en 2012, de los problemas y las creencias que están destruyendo pueblos y economías y separando naciones.

En todo caso, es simplemente demasiado. La película es tan de gran alcance en su intento de captar el momento del espíritu de la época que termina con demasiadas cosas que decir, que conduce en la distancia de un tema a otro a la velocidad del pensamiento mundial, de dinero en los mercados y las búsquedas en Internet. Pero en ese estruendo constante de información que proviene de las profundas verdades: la realidad de la humanidad no ha cambiado y nunca cambiará, y hay algo en última instancia profundamente malo por ver la utopía del ideal capitalista y reconocer en ella la realidad final, el callejón sin salida de la vida humana.

¿Eso quiere decir que Cosmopolis es buena? No puedo responder a esa objetividad. Creo que es una película importante y valiente. Creo que vamos a ver a mucha gente intentando proyectos similares con mayor atención, ya que aprendemos a expresar estos ideales mejor. Pero creo que Cronenberg se ha casado con su temprano sentido de injusticia profunda y su comprensión más madura de la naturaleza humana en el tipo de película que sintetiza un monstruo, una pesadilla febril que no es de miedo porque se siente extraño, pero que debido a la cantidad de rareza todo parece demasiado al igual que el mundo que conocemos y al que nos enfrentamos todos los días, y que está listo para devorarnos a todos con vida.

Fuente | Traducción, adaptación y vía PattinsonWorld

Grax  lasagarobsten 

Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores