Subir

jueves, 8 de diciembre de 2011

THE LADY IS A VAMP

La nueva película de la saga Twilight, Robert Pattinson, la muy esperada escena de sexo... Kristen, tenemos mucho de qué hablar.



Por: Helen Whitaker
Fotografías: Matthias Vriens-McGrath
Styling: Gaelle Paul para Celestine Agency
Peinado: Adir Abergel para Starworks Artists
Maquillaje: Jillian Dempsey para The Wall Group
Manicure: Tom Bachik para Cloutier Remix
Set Design: Walter Barnett
No nos saludamos: chocamos. Justo cuando me dispongo a tocar la puerta de su departamento en Londres, Kristen Stewart está a punto de salir. Nos quedamos frente a frente durante unos (incómodos) minutos, hasta que me dice que la espere arriba mientras ella va a comprar algo a la tienda de la esquina...

De entrada, resulta sorprendente ser invitada a su hogar temporal en Londres mientras filma Snow White and the Huntsman (algo poco común para una celebridad), pero es todavía más asombroso encontrarme con que sólo vamos a ser nosotras dos durante la entrevista: cero publicistas alzando la ceja ante una pregunta incómoda o checando constantemente su reloj para dar por terminada la cita.

En la hora siguiente, nos la pasamos muertas de risa: Kristen es graciosa, no le da pena decir groserías ni burlarse de sí misma y, además, está abierta a cualquier pregunta. Claro, que la conteste o no es otra cosa. 

Al regresar de la tienda, Kristen se ve bastante relajada. Tiene el cabello recogido en una cola de caballo y está vestida con sus clásicos skinny jeans, una camiseta vieja y su inseparable sudadera. Totalmente lo opuesto a aquella chica nerviosa y tímida que en 2007 se subió al tren de la saga Twilight

“Es una opinión acertada”, dice entre risas cuando se lo hago notar. “Creo que sencillamente era muy joven, no me esperaba tanta atención y trataba de no ser falsa. Siempre veía cómo las personas que conocía de toda la vida, a la hora de dar una entrevista, se transformaban completamente. Me daba mucho miedo ser así. Si me hacían una pregunta, podías ver todo mi proceso de pensamiento impreso en mi cara. Era como: “¡Disimula un poco! ¿Qué estás haciendo?”
Kristen Stewart

Las cosas cambiaron cuando por fin aceptó que jamás encajaría en el molde de estrella perfecta y segura de sí misma… Y tampoco es que le interese mucho. Un par de veces durante la entrevista se lamenta: “¡Me cuesta mucho trabajo poner en palabras lo que quiero decir!” Sin embargo, en ningún momento se preocupa por decir algo “incorrecto”, aún cuando todavía le pesan varias cosas dichas en entrevistas pasadas. “Cuando dices algo que nadie espera, la gente se desconcierta, pero ahora me siento cómoda al respecto”, dice. “Simplemente me digo ‘OK, soy una freak’. Ya no me molesta.”

A pesar de esta renovada actitud, Kristen no es inmune a los nervios previos a la alfombra roja, y cuando le pregunto si se googlea de repente, responde con un gruñido que ya no. Pero luego añade: “Aunque sí me gusta ver lo que he usado. No es como que me pongo un vestido y luego ya no me interesa saber cómo me veía con él.”

Nacida en Los Ángeles en 1990, Kristen es, en cuestión de estilo, toda una California girl. Pero definitivamente, cada vez se ve más cómoda en el red carpet. El día que hablamos, la London Fashion Week se aproxima. “Me encanta escoger lo que me voy a poner, y mi publicista siempre me llama para preguntar si quiero ir a tal o cual desfile. 

Si no estoy ocupada, me encanta ir. Ahora mismo voy ir a uno, Burberry o Mulberry, todavía no sé cuál.” Resultó ser el de Mulberry, pues el siguiente domingo la vemos en fotos sentada en primera fila con Kate Moss.
Kristen Stewart

Es una rara aparición pública durante su estadía en el Reino Unido, pues la actriz de 21 años ha aprovechado al máximo el relativo anonimato que Londres le ofrece. Aparte de algunos avistamientos reportados en los tabloides aquí y allá, los paparazzi han estado quietos de este lado del mundo. Kristen anduvo como si nada en el carnaval de Notting Hill y, aunque obviamente no dice cuáles, afirma que es clienta asidua de todos los pubs y restaurantes cerca de su departamento. “En Los Ángeles tienes que ser muy selectivo con los lugares a los que vas, pero acá no”, dice. “Se parece mucho a Nueva York en el hecho de que la gente está en lo suyo y probablemente sienten que son más cool que tú, así que puedo pasearme y pasar desapercibida.” Además, está disfrutando la muy británica cultura del pub. “[En Estados Unidos] tenemos bares, clubs y restaurantes, pero aquí vas a un pub en la tarde y comes el lunch. En una revista americana dirían ‘¡Está arrasando con todos los bares en Londres!’, pero aquí hay otra mentalidad.”

Si quieres leer el resto de este artículo y saber quien vistió a Kristen en esta sesión de fotos no te pierdas la versión impresa de Glamour de Diciembre.


No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores